Limpiar y exfoliar

La limpieza y la exfoliación son el primer paso para poder aplicar tu tratamiento anti-manchas correctamente. Limpia tu piel de las impurezas acumuladas durante el día y exfóliala tres noches por semana para ayudar a las células a regenerarse.