esenptitru中文

¿Tu piel y el frío no se llevan bien? ¡Apúntate estos 7 consejos!

Bufanda, guantes, gorro… en invierno nos protegemos de las bajas temperaturas abrigándonos con capas y más capas, pero, ¿ayudas a tu piel a soportar el frío? La piel es muy sensible a los cambios de temperatura y la llegada del frío puede provocar rojeces, irritaciones, pérdida de luminosidad, deshidratación, sequedad y descamación. Para paliar estos efectos y cuidar tu piel en invierno, ¡apúntate estos siete consejos!

  1. ¡Evita los cambios bruscos de temperatura! El viento y las bajas temperaturas afectan al ADN celular y la barrera cutánea se vuelve más frágil. Sabemos que el frío debilita la piel pero, contrarrestar las bajas temperaturas con exceso de calor puede ser hasta más perjudicial. Por eso, evita los cambios bruscos de temperatura (¡y las duchas súper calientes!) para prevenir rojeces y deshidratación.
  2. ¡Bebe mucha agua! La hidratación es muy importante tanto por dentro como por fuera. Nuestro cuerpo necesita un consumo de líquidos tanto en invierno como en verano. Si te resulta complicado llegar al litro y medio de agua diario, prueba a sustituir parte de este consumo con bebidas calientes como las infusiones, el té o caldos.
  3. ¡Hidratación! Mantener una hidratación óptima en la piel es fundamental para que luzca sana y luminosa. El nuevo serum en aceite de splendor actúa desde el interior impidiendo que el cutis pierda hidratación, a la vez que recubre la última capa de la piel protegiéndola de los agentes externos. Además, aporta a la piel los nutrientes necesarios para restaurar el correcto balance del manto hidrolipídico, prevenir el envejecimiento prematuro de la piel y nutrir en profundidad.
  4. Si tienes la piel sensible… ¡te recomendamos el tratamiento antimanchas bio10 para piel sensible!. Especialmente formulado para las pieles más delicadas, trata las manchas cutáneas a la vez que regula la inflamación, mitiga las rojeces y unifica el tono aportando una sensación de bienestar inmediata y duradera.
  5. ¡Cuida las zonas más delicadas de la piel! Aunque utilices guantes, las manos sufren constantemente las bajas temperaturas, por lo que en ellas disminuye la función barrera de la piel. ¡No olvides hidratarlas para que no se resequen ni se agrieten! Además, presta especial atención a aquellas zonas más delicadas, como la del contorno de ojos, con tratamientos específicos para esta zona.
  6. Limpieza, tonificación e hidratación. Nunca está de más recordarlo: la limpieza facial es un paso imprescindible en toda rutina de belleza. Además de limpiar y purificar el rostro, prepara la piel para una mejor absorción de tu tratamiento habitual. La nueva línea de Higiene de Bella Aurora, formulada con un alto porcentaje de ingredientes de origen natural, contiene activos antimanchas para unificar y aclarar el tono de la piel; activos anti-polución para proteger el rostro de la contaminación urbana y activos detoxificantes para eliminar las toxinas que se acumulan en la piel. ¡Te encantará!
  7. ¡Recuerda utilizar protector solar los 365 días del año! La radiación solar, que afecta y daña la piel incluso en los días más nublados, tiene un efecto acumulativo en la piel y provoca envejecimiento prematuro de la piel e hiperpigmentaciones. ¡Es un must en tu neceser durante todo el año!

Sigue estas pautas en tu rutina de belleza en invierno y ¡no dejes que tu piel sufra por el frío!