Sabías que ... > Piel sensible

La epidermis, un tejido sensorial

Además de su función barrera, la piel está involucrada en la percepción de diversos estímulos, forma parte del sistema somatosensorial. Las neuronas sensoriales del sistema nervioso periférico envían fibras aferentes primarias a la piel, que atraviesan la dermis y penetran en la membrana basal, inervando células epidérmicas o quedando como terminaciones nerviosas libres. Todas las células epidérmicas expresan proteínas sensoriales y neuropéptidos que contribuyen a regular el sistema neuro-inmuno-cutáneo.

La epidermis, tejido sensorial

El síndrome de la piel sensible

La piel sensible, también llamada intolerante, reactiva, hiper-reactiva o irritable, es un síndrome frecuente en Europa. Se estima una prevalencia del 50% en la población femenina y 30% en la masculina.

La piel sensible es aquella que reacciona de una manera exagerada a estímulos como el viento, la radiación UV, el frío, los cosméticos y productos de higiene diaria, la contaminación, el estrés, las variaciones hormonales… Los signos objetivos identificables son: telangiectasia, sequedad, descamación, eritema, edema. Mientras que los signos subjetivos descritos son: sensación de picor, tirantez, calor en la piel, escozor, irritación severa.

Los síntomas de la piel sensible son provocados por una penetración anormal de las sustancias irritantes a través de la epidermis, debida a una función barrera deficitaria. En la epidermis se observan alteraciones en los lípidos intercelulares que impiden una correcta compactación de las capas de células. El estrato córneo es más frágil y la protección frente al medio externo es menor.

Sindrome de la piel sensible

 

Asimismo, en una piel sensible existe un menor límite de tolerancia a los estímulos externos con una disfunción sensorial en las terminaciones nerviosas de la piel y una disminución del umbral de tolerancia a los estímulos externos. De esta manera, estímulos que en una piel normal no causarían ninguna reacción, desencadenan en una piel sensible los signos de irritación, picor y quemazón.
Umbral de la piel sensible

Tratamiento anti-manchas para piel sensible

Bella Aurora ha desarrollado bio10 pieles sensibles teniendo en cuenta las necesidades de este tipo de piel. Incorpora ingredientes activos que actúan en cuatro mecanismos de reparación de la piel sensible:

  1. Refuerzo de la función barrera
  2. Acción anti-inflamatoria
  3. Bloqueo de la hipersensibilidad
  4. Reducción de los capilares visibles

No sólo los ingredientes activos están adaptados a las necesidades de una piel sensible, también se seleccionan excipientes respetuosos con la piel y se incorporan en la fórmula a la mínima concentración necesaria. No se utilizan ni parabenos ni colorantes ni siliconas y se incorpora un perfume libre de alérgenos para evitar reacciones de alergia o hipersensibilidad.

Bio10 para piel sensible