esenptitderu

Tu piel es única, ¡protégela!

Seguro que habrás oído hablar de la importancia de protegerse del sol durante todo el año. ¿Sabes por qué? Las radiaciones solares (UVA, UVB e IR) inciden en la piel tanto en invierno como en verano, por eso es importante protegerse todos los días. Igualmente, en verano debemos ser aún más cuidadosos ya que los rayos inciden con mayor intensidad, aumentando los riesgos para nuestra piel.

No debemos olvidar que el bronceado es una reacción cutánea a una agresión externa: el sol. Los melanocitos, como respuesta a la incidencia de los rayos solares, producen la melanina, el pigmento marrón que actúa como protección natural de la piel. A pesar de la actuación de este mecanismo, es importante concienciarnos de que el daño producido por la radiación ultravioleta (UV) se acumula. ¡La piel tiene memoria! Cuánto más tiempo estamos expuestos al sol sin protección, el riesgo de padecer cáncer de piel aumenta ya que perjudicamos la estructura y función de la piel.

Por ello, se recomienda evitar la exposición excesiva entre las 11:00 y las 16:00 horas, buscar la sombra y utilizar siempre un protector solar de amplio espectro que te ofrezca la máxima protección. Por otro lado, llevar un estilo de vida saludable y no fumar nos ayuda a conseguir una piel sana.

El ABCDE de la piel

Existen unos criterios conocidos como el método del ABCDE que indican si un lunar es benigno o no: Asimetría, Borde irregular, Color no homogéneo, Diámetro superior a 6mm y Evolución en el aspecto del lunar. Realizarse un autoexamen regularmente es importante para la detección precoz del cáncer, ya que si se descubre en un estadio inicial, el tratamiento será más eficaz. Aun así, siempre que tengas alguna duda, consúltalo con un profesional.

Y no lo olvides: el sol es fuente de vida. Aprende a disfrutarlo de manera consciente todo el año.