esenptitderu

Esta Primavera protege tu piel

A la superficie de la tierra nos llegan un 5% de rayos ultravioletas, responsables de las alteraciones cutáneas, y un 95% de radiación visible e infrarroja.

¿Qué son los rayos UVB y UVA?

Rayos UVB: A corto plazo provocan enrojecimiento de la piel y quemaduras. A largo plazo pueden provocar cánceres cutáneos. Son más intensos durante el verano y las horas del mediodía, siendo máxima en verano entre las 12 y las 16 horas.

Rayos UVA: Son responsables del fotoenvejecimiento, de la aparición de manchas cutáneas y de la génesis de ciertos cánceres de piel. Están presentes a lo largo del día durante todo el año. Sus efectos son acumulativos, a largo plazo.

¿Cuáles son los riesgos del sol?

Riesgos a corto plazo de una excesiva exposición al sol sin la protección adecuada:

  • Enrojecimiento y quemaduras en la piel (eritema solar).
  • Oscurecimiento de pecas y otras manchas cutáneas existentes.
  • Aparición de nuevas manchas en la piel.
  • Aparición de alergias solares o fotosensibilización.

Riesgos a largo plazo de exposiciones repetidas al sol sin la protección adecuada:

  • Aparición de manchas (lentigo solar).
  • Fotoenvejecimiento o envejecimiento prematuro de la piel debido a la acumulación de radiación UVA. La piel se vuelve flácida, áspera, arrugada y disminuye su elasticidad.
  • Aparición de arrugas gruesas.
  • Cáncer de piel.

Por ello, evita la exposición solar excesiva, protege tu piel. En verano, evitas las horas de mayor intensidad solar (de 12 a 16 horas) y protegerse eficazmente la piel con un protector solar durante todo el año.

Consejos Bella Aurora frente al sol:

Durante el tratamiento de las manchas
Usar cada día, durante todo el año, los productos de Protección Solar Tratamiento Anti-manchas con principios activos despigmentantes con el factor de protección adecuado para su tipo de piel.

Frente a la exposición solar continuada

— Antes de la exposición:

  • Exponerse al sol de manera progresiva.
  • Nunca te expongas al sol sin protección, aunque ya estés bronceado.
  • Aplicar el protector solar unos 15 ó 30 minutos antes de la exposición para que el producto pueda impregnarse en la piel.
  • Desconfiar de la falsa protección ofrecida por un cielo cubierto, un tiempo ventoso o la sombra.

— Durante la exposición:

  • Renovar la aplicación del protector solar cada dos horas.
  • Usar una protección con mayor índice en zonas más sensibles: cara, escote, labios o contorno de ojos.
  • Beber mucha agua para evitar la deshidratación de la piel.
  • Evitar el sol intenso del mediodía.

— Después de la exposición:

  • Aplicar cremas o lociones hidratantes sobre la piel.
  • Aumente la ingestión de frutas, verduras y agua.

Esta Primavera nosotros luciremos un cutis perfecto, ¿Y vosotras?