esenptitderu

¿Qué le ocurre a nuestra piel con las bajas temperaturas?

El frío y el viento han llegado a los diferentes puntos de la península dejando preciosas estampas de pueblos nevados. Pero, nuestra piel es la primera que lo sufre y se resiente, presentando un aspecto más pálido, grisáceo y opaco ¿A qué es debido?

Con las bajas temperaturas, los capilares se contraen lo que provoca una circulación cutánea más lenta, que dificulta la buena oxigenación y nutrición de los tejidos. La regeneración celular también se ralentiza, acumulándose células muertas en la superficie de la epidermis. La piel se siente tirante, y como consecuencia de la capa formada por las células muertas, dificulta la secreción sebácea, que no llega a lubricar y nutrir la epidermis de forma correcta, dejando la piel seca y sensible.

Además el uso de la calefacción, agrava la situación de nuestra piel, al secar el ambiente, lo que conlleva que nuestra piel se deshidrate y muestre un aspecto más áspero y rugoso.

Algunos consejos para mejorar el aspecto de nuestra piel durante estos meses…

1. Humedecer el ambiente en casa, para evitar en lo posible la deshidratación de la piel.

2. Ducharse con agua tibia, pues el agua caliente perjudica las capas superficiales de la epidermis.

3. Beber entre 1,5 y 2 litros de agua al día.

4. Seguir una dieta variada que nos aporte las vitaminas y antioxidantes necesarios.

5. Cuidar la piel de los labios y del contorno de ojos, que es las más fina y delicada.

6. Las manos, una de las zonas más expuestas a los cambios de temperatura, las debemos proteger aplicándole una crema tantas veces al día como sea necesario.

7. Exfoliar el rostro 1 ó 2 veces a la semana para ir eliminando las células muertas y favorecer la regeneración.

8. Hidratar y nutrir la piel. Utilizar una crema hidratante durante el día y nutritiva para la noche es imprescindible durante esta época del año puesto que la piel la necesita más. Incluso se puede aplicar varias veces al día si la piel lo pide. Es posible que, en invierno, necesitemos una crema más rica y untuosa, con una mayor proporción de aceite que de agua.

9. Protegerse de los rayos solares es imprescindible también en invierno. Por lo que, todos los productos utilizados deberán contar con los filtros solares adecuados.

10. Vestirse en capas. Con este simple gesto, conseguiremos evitar el exceso de calor y pérdida de humedad de nuestra piel.

A partir de ahora, ya no tenéis excusa para cuidar vuestra piel durante los meses de frío.