esenptitderu

Lo que debes saber del otoño

Otoño

Estamos entrando de lleno en el otoño y la piel sufre con el frío, el viento y la lluvia que empiezan a hacer su aparición. Nuestra piel empieza a sufrir más de la cuenta, especialmente la de nuestro cutis y manos, que son las partes de nuestro cuerpo más expuestas directamente a los cambios meteorológicos, por lo que debemos pensar muy seriamente en los cuidados que necesita nuestra piel, si no queremos que las arrugas y la deshidratación empiecen a hacer mella.

En este período, el uso de calefacciones emite sustancias que provocan la muerte de las células cutáneas, a la vez que juegan en contra de la humedad natural de la piel.

Además, cuando pasamos de ambientes cerrados con calefacción al frío de la calle, los capilares se contraen disminuyendo la irrigación, lo que causa que no llegue suficiente oxígeno ni nutrientes a las células de la epidermis dejando la piel deshidratada, reseca y con un aspecto más apagado.

Asimismo, durante esta época nos vestimos con más ropa, lo que entorpece el proceso de transpiración de la piel y la eliminación de las células muertas, retrasando el ciclo de renovación celular. Lo que se traduce en sensación de tirantez y falta de confort.

Durante esta época es imprescindible tener un especial cuidado de nuestra piel:

1-      Es imprescindible hidratarla intensamente, pues los lípidos que constituyen la barrera de protección están peor sintetizados, generando una fuerte deshidratación.

2-      No olvidar la protección solar, pues los rayos del sol siguen incidiendo sobre nosotros en invierno y los días nublados.

3-     No abusar de la exfoliación en invierno, seguir con la rutina de exfoliar el rostro 1 vez a la semana, pero sin abusar, pues después de una exfoliación la piel se puede sentir muy vulnerable a los cambios de temperatura.

4-      Y finalmente, no debemos olvidarnos de las manos, hay que protegerlas con una crema y unos simples guantes.

Aunque no son muchas recomendaciones, sí son básicas y muy importantes. El cuidado de nuestra piel en invierno repercutirá en un mejor cutis en verano, y sobre todo, evitará el envejecimiento prematuro de nuestra piel.