esenptitderu

Yo exfolio, Tú exfolias, Él exfolia…

Sí, hoy vamos a hablar de la importancia que tiene este paso en nuestro ritual de belleza: La exfoliación tanto de rostro como de cuerpo.

A medida que vamos cumpliendo años los procesos de renovación celular y la micro-circulación de la piel se van haciendo cada vez más lentos. La renovación celular es un proceso continuo. A medida que se generan nuevas células, las más maduras son desplazadas hacia las capas más externas desprendiéndose de forma natural. Este proceso normalmente dura unos 20/25 días. Con la edad este ciclo tiende a ser más lento cada vez dando paso al envejecimiento y como resultado nuestra piel se ve más deshidratada, apagada e irregular.cuerpo. La exfoliación quita lo que molesta en la piel y ayuda que la nueva capa de piel se libere, es decir, nos ayuda en el proceso de regeneración celular. Además la exfoliación estimula la circulación cutánea y aporta un efecto de luminosidad inmediata, dejando la piel nítida, suave y confortable. Como consecuencia tendremos un tono más uniforme con menos imperfecciones, saludable y joven.

La exfoliación es un ritual cosmético imprescindible para pieles maduras y aconsejable en pieles jóvenes. Este ritual elimina todo le que le sobra a nuestra piel y asienta las bases propicias para que el resto de los tratamientos obtengan los mejores resultados.

Exfoliación Higiene facial

Podemos encontrarnos varios tipos de productos exfoliantes:

Exfoliantes enzimáticos: son un tipo de exfoliantes que no contienen gránulo y suelen tener textura mouse. Estos productos suelen estar indicados para pieles finas o sensibles que no toleran el gránulo.

Exfoliantes mecánicos: este tipo de exfoliantes contienen granos o partículas y moléculas sintéticas en sus fórmulas que ayudan a eliminar las células muertas. El tamaño de las partículas dependerá del grosor de la piel. Normalmente para pieles masculinas nos encontraremos los gránulos más gruesos.

Exfoliantes químicos: este tipo de exfoliantes incluyen sustancias y principios activos que ayudan a las células muertas a disolverse mediante un procedimiento químico.

En cuanto a formulaciones y texturas seleccionaremos el producto en función del tipo de nuestra piel, nuestro gusto y nuestras necesidades.

Para realizar una correcta exfoliación realizaremos movimientos circulares regulares, insistiendo en las zonas rugosas, nariz y mentón. Además podemos bajar con el producto hasta el escote. Sí, el escote también existe. Pero siempre evitando la zona de contorno de ojos y boca.

Es importante fijar una cadencia de exfoliaciones adecuada a tu tipo de piel y necesidades. El mal uso o exceso pueden provocar sensibilidad o irritación.

Estos son algunos de los beneficios que nos aporta realizar exfoliaciones periódicas:

Prepara tu piel: para que esté mucho más receptiva al tratamiento que utilicemos y que éste haga su trabajo sin complicaciones.

Activa la circulación local: importante para que la piel se vea luminosa, nítida, suave y confortable.

Restaura y tonifica: ayudando con la regeneración celular y dejando la piel tonificada.

Combate los granos: al eliminar las impurezas disminuye la propensión a que nos salgan imperfecciones en la piel.

Favorece el bronceado uniforme: la exfoliación está justificada durante todo el año pero en época de tomar baños de sol es imprescindible.

Baños de sol

Debemos preparar nuestra piel para tomar el sol y para ello debemos exfoliar con periodicidad habitual (3/4 días antes de ir a la playa) ya que una piel nueva es más receptiva al sol y coge mejor tono. Si se toma el sol dejando todos los restos de células muertas se pueden originar manchas oscuras, un moreno apagado, etc… También hay que hidratar la piel en profundidad y tomar complementos nutricionales que la protejan y favorezcan el bronceado.

Prolonga el moreno en la piel: la gente cree que la exfoliación elimina el moreno pero si te has exfoliado antes del primer baño de sol tu bronceado será más saludable y por lo tanto el moreno aguantará por más tiempo.

Facilita el autobronceado: por el mismo motivo que en el punto anterior, la exfoliación ayuda a que el autobronceador actúe de forma correcta y deje un bronceado homogéneo.

Hace que el maquillaje dure más y luzca espectacular: al tener la piel limpia de impurezas y con la circulación activa hace que nuestra base de maquillaje funcione mucho mejor en nuestro rostro. Eso sí, no es conveniente exfoliar y acto seguido maquillar, debe de pasar uno o dos días si quieres tener un maquillaje impecable.

Espero que todos estos beneficios hagan que mires el gesto de exfoliarse como uno de los más importantes en tu tratamiento diario y sobre todo en esta época del año. Si queréis saber más de mis secretos sobre belleza, podéis visitar mi blog Entender de Belleza.