esenptitderu

Adapta tu tratamiento facial a tu edad

Sólo tenemos una piel y es para toda la vida. ¿Qué tal si la mimamos un poquito? Cuando nacemos todos tenemos genéticamente una piel perfecta con un tono uniforme y con una textura fina, suave y tersa. A medida que vamos cumpliendo años y nos vamos exponiendo a las condiciones ambientales, al sol, al estrés, a las tensiones; y vamos sufriendo cambios hormonales, problemas de salud, dietas erróneas,… nuestra piel se va deteriorando. Ahora bien, si somos constantes en los cuidados que necesita, si optamos por una alimentación sana, un ritmo de vida adecuado y somos felices, podremos mantener nuestra piel joven por más tiempo.

Tratamiento facial y piel sana

Parece la fórmula perfecta y todos sabemos que conseguir todo en un tratamiento facial es complicado. ¿Qué tal si nos centramos en el cuidado? El resto puede que venga de forma colateral, ¿verdad?

El cuidado que necesita nuestra piel del rostro difiere dependiendo de la edad que tengamos. En un principio nuestra piel necesitará sobre todo hidratación y protección y a medida que tengamos más edad nuestra piel necesitará nutrición y algo más de ayuda para permanecer sana.

Cuidados hasta los 25-30: HIDRATACIÓN

Como ya he dicho quien pudiera tener siempre esa primera piel con la que nacemos, en nuestra mano está que ese deterioro sea el natural genéticamente y no lo aceleremos sin querer (o queriendo). Si no hemos tenido una pubertad muy complicada hormonalmente, generalmente a los 20 años todos tenemos la piel estupenda, firme, tersa y bonita. A partir de ese momento debemos empezar a averiguar qué podemos hacer por nuestra piel porque los cuidados que le dediquemos en estos años serán claves para que conserve su belleza por más tiempo.

Debemos empezar a tener un ritual de belleza constante que incluya: Limpiar, Tonificar, (chicos: afeitar) y Tratar por la mañana y por la noche. Por ejemplo, es muy importante desmaquillarse siempre antes de acostarse y aplicarse los productos adecuados para ayudar a que la piel se pueda regenerar durante la noche.

Tonico Bella Aurora

Si tenemos una piel problemática (acné, rojeces, sensibilidad, etc.) es el momento adecuado de estudiar nuestra piel y encontrar la causa del problema para que no se agrave y si es posible solucionarlo (o por lo menos controlarlo) con ayuda de expertos.

Los cosméticos para pieles jóvenes están formulados para pieles que no presentan signos de envejecimiento visibles. Estas cremas ayudan a que la piel vuelva a conseguir y conserve su grado óptimo de hidratación. Además de protegerla de las agresiones medioambientales para prevenir los signos de envejecimiento.

Cremas hidratantes prevención edad Bella Aurora

En cuanto al tratamiento para la piel masculina, es exactamente igual sólo que estos productos deben controlar la glándula sebácea (de actividad más intensa en pieles masculinas) para que no produzca un exceso de grasa y evitar la proliferación de bacterias y hongos en la piel. 

Cuidados entre los 35-45 años: REFORZAR

Si has superado los 30 no puedes poner más excusas, ha llegado la hora de la verdad, debes empezar a cuidarte la piel ¡ya! Todo lo que no has hecho hasta ahora se va a ver reflejado en tu piel así que o te la cuidas o en breve te mirarás al espejo y pensarás ¿quién es esa/ese?

Y si por el contrario eres de las que se ha cuidado la piel antes de llegar a los 30, ¡bravo por ti! Tu tarea ahora consiste en detectar si necesitas algún refuerzo: un producto específico para el contorno de ojos, una crema específica para la noche o una mascarilla hidratante. Si no estáis seguros preguntar a un profesional.

Es algo inevitable que con el paso del tiempo aparezcan los primeros signos de envejecimiento cutáneo conocidos como: arrugas, líneas de expresión, patas de gallo, que el tono de la piel pierda luminosidad, etc. Entre los 30 y los 40 tenemos que intensificar los cuidados, pues la piel se vuelve más vulnerable a las agresiones externas, radiaciones solares, frío, etc…

Llegando a los 40, la piel comienza a perder espesor, flexibilidad, humedad, suavidad, elasticidad… El contorno tanto de los ojos como de los labios y la piel del cuello se empiezan a resecar con mayor facilidad, apareciendo además bolsas y ojeras. En la zona de la mandíbula y el mentón se comienza a observar cierta pérdida de firmeza. La velocidad con la que todos estos síntomas aparezcan va a depender de ti y de los cuidados que le dediques a tu piel.

A los 30 puede que necesites tener una crema específica para la noche pero a medida que vas llegando a los 40 es imprescindible.

Para el día: utilizaremos productos con propiedades revitalizantes, de hidratación intensa, reafirmantes y que ayudan a eliminar las líneas de expresión. Además deben incorporar protección solar y protección contra las agresiones del medio ambiente.

Bella Aurora B7 anti manchas

Para la noche: los tratamientos creados especialmente para la noche ya sean cremas, sueros o ampollas ofrecen unos principios activos que impregnan la epidermis y la nutren en profundidad en el momento en que la piel está más receptiva y la actividad celular se encuentra en su punto más álgido.

Además debemos incluir en nuestro tratamiento un contorno de ojos si todavía no lo hemos hecho, pues hay que comenzar a reforzar esa piel tan delicada. Para el día utilizaremos un contorno con propiedades hidratantes y de protección y por la noche mejor un contorno con propiedades drenantes y de nutrición.

Además debemos ir observando si nuestra piel necesita ya algún producto complementario que nos ayude a reforzar el tratamiento como pueden ser: mascarillas (nutritivas, de efecto lifting, relajantes o revitalizantes) o sueros (de hidratación intensa, revitalizantes, antiarrugas y firmeza, etc..). Por ejemplo, si necesitamos cubrir dos necesidades (hidratación y firmeza), un buen binomio puede ser utilizar una mascarilla (hidratante) y un suero (efecto lifting) con diferentes propiedades en vez de utilizar dos sueros o dos mascarillas.

También es aconsejable realizar exfoliaciones periódicas una o dos veces a la semana dependiendo del tipo de piel y el estado de la piel. En este caso otro buen binomio es realizar una exfoliación y después ponerse una mascarilla. Los efectos de la mascarilla serán mejor acogidos por la piel.

Gel exfoliante enzimático suave
A partir de los 45-50: NUTRICIÓN INTENSA

A esta edad no hay vuelta a atrás todo cuanto hayas hecho con anterioridad se verá reflejado en la piel. La firmeza de nuestro contorno, la flexibilidad, tersura y textura van a delatar nuestra edad aparente que puede ser mayor o menor de nuestra edad real, dependerá de nosotros. El envejecimiento es inevitable, se produce de un modo desigual en cada individuo y se origina porque las funciones principales de la piel se hacen más lentas con el paso del tiempo.

Los trastornos de la menopausia y la disminución de estrógenos acentúan la sequedad, las arrugas y la flacidez.  La piel va haciéndose cada vez más fina y perdiendo capacidad de regeneración lo que la hace más vulnerable a las agresiones externas.

Así que ya que el envejecimiento natural es inevitable debemos ser más constantes que nunca con nuestra rutina de belleza: limpieza, tonificación e hidratación de día y nutrición de noche. Además de realizar exfoliaciones periódicas, detectar la necesidad de cuidados complementarios y de tener un cuidado extremo a la hora de exponernos al sol.

Línea antiedad Splendor Bella Aurora

En cuanto a los hombres, debido a su composición, la firmeza de su piel es mayor y el ritmo de envejecimiento natural es distinto al de las mujeres. Mientras que la aparición de arrugas en la mujer es gradual en los hombres esto sucede más tarde pero de forma más brusca. Cuando aparecen ya las primeras arrugas en la piel de un hombre son mucho más profundas y marcadas que en una mujer de su misma edad. Así que los cuidados deben realizarse de igual manera dependiendo de la edad aunque os veáis estupendos.

La constancia será la única forma de conseguir una piel joven por más tiempo.

Debemos aprender a escuchar a nuestra piel, para saber porqué reacciona y qué hacer para evitarlo. Yo soy de la convicción de que la piel no se acostumbra a los productos así que sólo cambiaremos de productos si nuestra piel sufre alguna alteración.

Siempre (no importa la edad que se tenga) deberemos tener especial cuidado con el Sol. La exposición al Sol facilita la aparición de arrugas, flacidez y manchas oscuras. Debemos protegernos de los rayos solares de forma adecuada.

Protector solar Bella Aurora

En resumen: “Cuanto antes empecemos a cuidarnos la piel más tarde se notarán los efectos del envejecimiento

Si queréis saber más sobre belleza, os espero en mi blog Entender la Belleza.